viernes, 13 de julio de 2007

Relaciones interpersonales. Una propuesta de género




El año pasado estuve haciendo un curso sobre EDUCACIÓN PARA LA SOLIDARIDAD Y EL DESARROLLO, y uno de los bloques trataba sobre Educación en Valores. Para este módulo yo presenté una propuesta de tutoría sobre relaciones interpersonales desde una perspectiva de género. Un extracto de esta propue esta lo incorporo a continuación.
La violencia es miedo de las ideas de los demás y poca fe en las propias.
Antonio Fraguas Forges (1942-?) Humorista español.

El insulto deshonra a quien lo infiere, no a quien lo recibe.
Diógenes de Sínope (412 AC-323 AC) Filósofo griego.
ANTECEDENTES
Todos los días vemos en los medios de comunicación (prensa, telediarios) noticias acerca del maltrato de género, y de sus consecuencias mortales. Esto es solamente el último paso después de una larga cadena de ultrajes y maltratos.
Ayer mismo presencié en la calle, paseando con mi esposa, cómo una pareja se despreciaba mutuamente, cómo se ninguneaban, como se aplicaba la fuerza física y psicológica para acallar al otro. Él era más violento que ella. Y nos dio miedo actuar.
Históricamente, las mujeres han sido socializadas para la vida doméstica (el cuidado de otras personas) y los varones para la vida pública (el trabajo asalariado y la gestión de la política, la economía, la ciencia y la cultura). Eso ha cambiado bastante en nuestros días, pero siguen estando muy marcadas determinadas conductas que se consideraban apropiadas para las mujeres y los hombres sociedades anteriores. Muchas veces estas conductas no se cuestionan y se consideran ciertas y biológicamente naturales, siendo en realidad sólo la reproducción de unos estereotipos sociales. Cantidad de días, en mi colegio, presencio muchos patrones de género inadecuados. Como profesor de tecnología veo a diario como los chicos se “escaquean” a la hora de recoger, cómo son ellos los que tienden a utilizar por ejemplo las taladradoras y pistolas termo fusibles, y ellas las que optan por documentar los trabajos, dar un toque estético a sus producciones… Todavía en nuestros centros se oyen insultos peyorativos como “maricón” o “boyera”.
Creo que ante todo esto hay que actuar. Educando en el respeto y en la igualdad. Haciendo más presentes la coeducación, la educación afectivo-sexual y la educación para la convivencia. Haciendo de un fenómeno casi siempre invisible algo visible. El últimamente tan nombrado fenómeno del “bullying” (acoso escolar en castellano) tiene muchas veces causas de género.
A veces, también los varones debemos ser un poco “feministos”. Debemos cuidar el uso no sexista del lenguaje, trabajar con nuestro alumnado los modelos de belleza masculinos y femeninos imperantes, que tanto daño les hacen en la adolescencia, mostrarnos también tiernos, dulces…
Uno de los grandes temas pendientes en los centros concertados es la educación afectivo sexual. Hablar de sexualidad con la terminología adecuada y con naturalidad. Asumir la sexualidad como una faceta más del ser humano, que es necesario conocer. Desterrar por igual el oscurantismo y el morbo. Trabajar la sexualidad desde los ámbitos fisiológico, reproductivo, afectivo, social y cultural.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips