sábado, 14 de noviembre de 2015

Los diarios de trabajo reflexivos mejoran con el tiempo y la experiencia.

No hay nada como decirle a un alumno: "Te he puesto una nota menor de 5. Tienes otra oportunidad. Confío en que esta vez lo harás mejor". Funciona.
Algunos de los alumnos que no le echaron muchas ganas han abandonado su "pereza reflexiva", y han empezado a hacer diarios en los que aparte de contar lo que hacían, han reflexionado sobre la organización de sus grupos de trabajo, las expectativas, las dificultades encontradas en las tareas, la mejora de las relaciones con sus compañeros, el compromiso adquirido a medida que se iba acabando el plazo...

Lo celebro.








Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips